domingo, 25 de diciembre de 2011

Me sacaste a bailar y quede emborrachado, ya no puedo renunciar al orgasmo sin final que tu piel me ha regalado.

No me arrepiento de nada;
ni el bien que me han hecho, ni el mal;
todo eso me da lo mismo.
No, nada de nada; 
no me arrepiento de nada…
Está pagado, barrido, olvidado ¿Qué me importa el pasado?
Con mis recuerdos yo hice una fogata…
Mis tristezas; mis placeres; ya no tengo necesidad de ellos.
Barridos mis amores, con sus temblores, barridos para siempre…
Vuelvo a partir de cero.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada